Jorge Demirjian

C.V.

Hijo de inmigrantes armenios, nació el 5 de junio de 1932 en Buenos Aires y en su formación artística, pese a no haber sido estrictamente académica, contó con maestros como Emilio Pettoruti y Horacio Butler. Fue compañero de taller de artistas como Lucio Fontana, Marie Orensanz y Ricardo Carpani.

Sin pertenecer por entero al grupo de la Nueva Figuración, integrado por Ernesto Deira, Rómulo Macció, Luis Felipe Noé y Jorge de la Vega, se destacó por sus enormes óleos expresivos y fulgurantes. Fue amigo de Carlos Gorriarena y Antonio Seguí, entre otros, con quienes compartió muestras colectivas y charlas. Se consideraba a sí mismo un satélite de movimientos artísticos generacionales y confiaba en el tesón y el trabajo en solitario.

Como muchos pintores argentinos, parte de su formación la realizó en capitales internacionales del arte. En 1960, becado por el Fondo Nacional de las Artes, se radicó en Milán y, años después, en París, donde realizó exposiciones individuales y participó de muestras colectivas. Al mismo tiempo, expuso en la célebre galería Bonino y en el Instituto Di Tella, en Buenos Aires. En 1970, becado esta vez por el gobierno inglés, se mudó a Londres, donde cursó un posgrado en la Escuela Slade de Bellas Artes, una de las mejores escuelas de arte inglesas. En Inglaterra mostró obras en galerías, en el Camdem Arts Centre y en la Real Academia de Artes.

Obtuvo varios premios en el país y en el extranjero y fue representante de la Argentina en la 36° Bienal de Venecia. Se estableció en Nueva York en la década de 1980 y luego regresó al país. Obras suyas se encuentran en colecciones del Museo Nacional de Bellas Artes y del Museo de Arte Moderno de Buenos Aires, del Museo de Arte Moderno de Nueva York, el Museo de Bellas Artes de Ereván, en Armenia, y de la Biblioteca Nacional de París.

Sus últimas grandes muestras fueron tres. Una hacia 2002, cuando el Museo Nacional de Bellas Artes le dedicó una retrospectiva En 2014, expuso en la Sala Cronopios del Centro Cultural Recoleta La persistencia del deseo que estuvo al cuidado de Renato Rita y Elio Kapszuk. De esa muestra queda como testimonio impreso un catálogo con reproducciones de óleos y acrílicos pintados a lo largo de diez años. Y en 2017 presentó Formas dulces y sentimentales en el Espacio Cultural de la Asociación Cultural Armenia. El artista nunca se privó de manifestar orgullo por su identidad armenia.